Saltear al contenido principal

PATRIMONIO DURANTE MÁS DE 400 AÑOS

Con seguridad, se puede afirmar que el ron es la más variada de las bebidas alcohólicas. A pesar de los diferentes países del mundo que reivindican variedades propias, el Caribe se considera el hogar espiritual del ron. Allí, el ron se ha entrelazado con su cultura y patrimonio durante más de 400 años.

La bebida que en la actualidad conocemos como ron ha evolucionado con la industria del azúcar del Caribe colonial. Aunque las bebidas espirituosas de caña ya se elaboraban donde crecía el azúcar (la propia planta se origina en Papúa Nueva Guinea) mucho antes de que este se convirtiera en un cultivo del Caribe, los rones del Caribe alcanzaron pronto las cotas más altas.

"LOS ESPIRITUOSOS SON AHORA MÁS SUAVES AL PALADAR Y HAN ADQUIRIDO UN TONO DORADO DURANTE EL VIAJE"

En el siglo XVII, la bebida descubierta en el Caribe fue descrita como “caliente, infernal y espantosa”.

Sin embargo, unos años más tarde, un marino holandés que volvía de las Indias Occidentales escribió que “los espirituosos son ahora más suaves al paladar y han adquirido un tono dorado durante el viaje”. En el siglo XVIII, un tonel del mejor ron caribeño envejecido fue considerado la bebida adecuada para celebrar la proclamación como presidente de George Washington.

Sin duda, estimulados por este voto de confianza, los productores de ron caribeño llevan 200 años perfeccionando el arte de la destilación, el envejecimiento y la mezcla de esta bebida.

Hoy en día, casi todos los rones envejecen en barriles de roble, en un proceso mágico que dura hasta treinta años o más y que permite al ron adquirir una tonalidad que va del dorado al marrón oscuro.

Tan importante como el envejecimiento es la etapa final de producción, la mezcla, en realidad todo un arte cuando se trata de crear los mejores rones y el punto en el que un número diferente de tipos de ron se combinan con destreza con la personalidad de las islas y un toque de legado para producir algo único: el auténtico ron caribeño.

200 AÑOS
PERFECCIONANDO EL ARTE
DE LA DESTILACIÓN

Volver arriba